Lágrimas y sonrisas - La Causa Laboral

Title
Vaya al Contenido
LÁGRIMAS Y SONRISAS
 
Una excelente jornada vivimos el 23 de agosto  en la presentación del número 90 de nuestra Revista. Compartimos con nuestros asociados, expositores y miembros del Comité de Redacción una tarde que nos hizo vibrar con el recuerdo de este intento que parecía alocado en sus inicios y que incluso entre nosotros nos resultaba de muy dificultosa continuidad. Pues no fue así. Y hoy seguimos en pie, erguidos y orgullosos de ser parte de una doctrina que ya no se puede soslayar, en defensa de la clase trabajadora desde sus legítimos derechos, que como refiere nuestra tapa “para pensar al derecho del trabajo desde los derechos humanos hacia la transformación social”.
 

La vida nos da sorpresas, dice la canción, pero la verdad que desde esta Sección no dejamos de sorprendernos con las informaciones que nos hacen llegar los asociados. En la página del Poder Judicial y en un expediente cuya caratula reservamos, se lee: “Apela honorarios por bajos porque equivalen a una pizza de calabresa (sin costo de envío)”.



Uno a veces se pregunta hasta cuando seguirán algunos políticos y muchos empresarios denostando a los abogados laboralistas que defienden la causa de la clase trabajadora. Ahora le tocó el turno a Lousteau con la remanida cantinela de la industria del juicio y el “curro” de los abogados laboralistas. Sabrá este señor que los abogados laboralistas que defendemos trabajadores no cobramos las consultas, no cobramos si el juicio se pierde (trabajando quizás entre cinco y siete años literalmente gratis), que los gastos que se producen en el proceso lo bancamos nosotros, y que nuestro único “pecado” es cobrarle al empleador un juicio que casi sin excepción nace de un incumplimiento patronal??? Quizás sea justamente eso lo que le molesta al mentado senador y a tantos y tantas que esconden sus intereses mediante el ataque a los que hacemos la profesión con dignidad y coherencia.


Hay sentencias que literalmente espantan…la Sala VI acaba de sacar un fallo donde reduce la multa del art. 8 de la LNE porque “En el caso el actor estuvo, conforme el mismo reconoce, inscripto como trabajador dependiente durante breves períodos ya que figuró como subordinado de distintas personas ficticias….vinculadas con la entidad demandada pero no puede DUDARSE QUE FUE CÓMPLICE en la situación de clandestinidad, pues le resultaba cómodo figurar como monotributista  percibir, en negro”.- Maravilloso!!!! El trabajador fue cómplice de que no lo registraran porque le resultaba “cómodo”. Porque le resultaría “cómodo” al trabajador estar en negro, sin jubilación ni obra social ni derecho alguno, quizás porque si lo registraban tenía que ir al Banco a certificar alguna firma o tal vez porque la obra social le quedaba lejos….no lo sabemos, pero SIN DUDARLO FUE COMPLICE DE ESTAR EN NEGRO. Vaya con la duda y la complicidad. Claro, como dijo un filósofo militar “la duda es una jactancia de los intelectuales”. Aquí no hubo dudas….


También tenemos nuestros piromaníacos. Ante el juicio de “Vialidad” alguien escribió “Ojalá que condenen a Cristina y los kirchneristas prendan fuero a los juzgados federales. O la absuelvan y los antikichneristas prendan fuego a los juzgados federales”,. Parece que a esta persona solo le interesaba prender fuego a los juzgados federales.



Que el embajador de EEUU baje línea e indique que debería hacer el gobierno de nuestro país, no es algo que nos sorprenda, no solo por sus “consejos” sino porque efectivamente en muchísimas oportunidades logra que se haga justamente lo que aconseja. Que esto lo haga en una cena que organiza el Centro de Estudios Americanos (organización dedicada a profundizar las relaciones entre nuestro país y EEUU) tampoco puede sorprendernos. Pero parece que en la Sección de hoy seguimos sorprendiéndonos con un dejo de inocencia. En efecto, el susodicho diplomático “aconsejó” sobre que hacer con Vaca Muerta para que vengan “sus” inversores, como debería pensarse el futuro político de la Argentina, como atraer inversores, etc…Pero, que hacían allí escuchando con unción Jueces y Fiscales de la Nación, entre otros funcionarios de los Poderes Legislativo y Ejecutivo junto con sindicalistas como Daer, Gerardo Martínezy Andrés Rodríguez entre otros. Pero para no olvidarnos del Poder Judicial y fundamentalmente de nuestra materia, nuestra sorpresa se enmarca en la presencia entre otros funcionarios de los Jueces Laborales Gregorio Corach y Julio Grisolía. El discurso del diplomático ayudará quizás a solventar la doctrina del principio protectorio o la estabilidad laboral?? (Ver Ambito Financiero del 31 de agosto).

Regreso al contenido