Lágrimas y Sonrisas - La Causa Laboral

Title
Vaya al Contenido
LÁGRIMAS Y SONRISAS

SI TIENE CUATRO PATAS, COLA Y LADRA… ES UN PERRO (A PROPÓSITO DE “ROJAS c/ RAPPI”)
   
No es esta sección de la Revista un lugar adecuado para analizar en profundidad la situación de las personas que utilizan una bicicleta de su propiedad para hacer reparto de mercadería a domicilio, pedida por usuarios registrados en una aplicación o plataforma, como PedidosYa, Glovo, o Rappi. Sin embargo, la sentencia del 19/07/2019 de la CNAT, Sala IX, en los autos “ROJAS”, bien se merece una lágrima destacada. En ella se revoca una medida cautelar de la Dra. Stella Maris Vulcano, que había ordenado a Rappi que “reconecte” a los pedaleantes, que habían tenido la osadía de formar un sindicato para compensar la tremenda desigualdad negocial que existe entre ellos y los que lucran con la aplicación. La respuesta a esa pretensión fue la “desconexión” de los osados, al mejor estilo de lo que ocurría a fines del siglo XIX. Lo que nos permite darle un lugar destacado en Lágrimas y Sonrisas a esa resolución judicial es el fundamento: los camaristas,sin ponerse colorados, sostuvieron que, en esa etapa del proceso, no estaban en condiciones “de calificar el vínculo entre las partes”.
A pesar de tratarse de un conflicto “ahumado”, los magistrados no encontraron en él el fumus boni iuris, o humo de buen derecho, lo que resulta, para ser suaves, insólito. A esta altura  de la soireé (léase suaré), es de público y notorio conocimiento que la plataforma es una organización instrumental de medios personales, materiales, e inmateriales, ordenados bajo una dirección para el logro de fines económicos (LCT, art. 5), y que los sufridos pedaleantes son individuos que desarrollan una actividad lícita a favor de ella, la que tiene la facultad de dirigirla (LCT, art. 4). Se obligan a realizar actos a favor de la plataforma, bajo su dependencia (LCT, art. 21), a cambio de la oportunidad de obtener ganancias (LCT, art. 105), y puedan ser sancionados con la “desconexión” (léase despido). Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver, pero en este caso podemos decir que no hay peor ciego que el que no quiere oler (el “humo de buen derecho”).

DEL TRABAJADOR EXPLOTADO AL NO-TRABAJADOR EXPLOTADO (A PROPÓSITO DE LOS CHICOS DE GLOVO, RAPPI Y PEDIDOSYA)
   
  
El capitalismo del siglo XXI está logrando un gran avance social: terminar con la figura del trabajador explotado de fines del siglo XIX y principios del XX. ¿El fin de la explotación laboral? ¡Para nada! “¿No quieren trabajadores explotados? Bueno, entonces la solución es que el explotado no sea un trabajador”.
Es el fin de trabajador en relación de dependencia, sustituido por un sujeto independiente, autónomo, cuentapropista, o como lo quieran llamar. El viejo sueño de la izquierda, de trabajadores sin patrones. ¡Una genialidad! Claro que tiene un pequeño precio: sin derechos, sin jornada laboral limitada, sin obra social, sin ART, sin aguinaldo, sin vacaciones, sin licencia por enfermedad o maternidad, sin seguridad social, sin protección contra el despido injusto, sin sindicatos, etc., etc.
Son los “emprendedores” del modelo macrista de relaciones laborales, que sin dudas aplicará con toda intensidad en nuestro país si gana estas elecciones. Ojo que la solución no es prohibir este tipo de trabajos, sino regularlos dotando de derechos a estos trabajadores. El que esperaba esto del actual gobierno es un ingenuo (por no decir una grosería).

PARA LA CNAT, SALA I, MAULLAR CUANDO PASA EL PRESIDENTE ES CAUSAL DE DESPIDO
  
Al ingresar Mauricio Macri al Salón del Automóvil, el trabajador, empleado de una empresa de publicidad que hacia la cobertura en redes sociales, emitió un maullido, lo que motivó su despido “por pérdida de confianza”. La Sala I consideró que se trató de una falta de respeto a la investidura presidencial, rechazando los argumentos sobre una manifestación de la libertad de expresión o un acto de objeción de conciencia, y convalidó el despido. El cronista tiene la sospecha de que, si el hecho hubiera ocurrido después de las PASO, el actor probablemente hubiera sido ascendido. Salvo que el empleador sea un macrista empedernido.


¿SE PUEDE DEMANDAR A DIOS?
   
  
Si los funcionarios aceptan que Dios y la Patria los demanden en caso de no cumplir con sus obligaciones y responsabilidades ¿será factible demandar a Dios por las “temibles inundaciones, grandísimos terremotos, horrendos huracanes, aterradores tornados, pestilentes plagas, feroces hambrunas, devastadoras sequias, guerras genocidas, defectos de nacimiento y otras cosas por el estilo”? Eso fue lo que pensó el senador Ernie Chambers, del Estado de Nebraska, Estados Unidos, cuando el 14/09/2007 presentó una demanda ante la Corte del juez Marlon Polk, solicitando que se le ordenara a Dios “el inmediato cese” de esas actividades dañinas. Polk se tomó un año para desestimar la demanda, alegando que se desconocía el domicilio del demandado, razón por la que era imposible citarlo. Chambers, hombre creyente al fin, aunque caliente con el Creador, respondió que no era necesario notificarlo, ya que Dios es omnisciente y todo lo sabe, incluso que ha sido demandado judicialmente. Polk, seguramente ateo, mantuvo su decisión. Quizas le hubiera resultado más simple requerirle al actor que primero acredite la existencia del demandado.

Y YA QUE HABLAMOS DE PLEITOS ABSURDOS
   
  
n Bahía Blanca un pleito duró cuatro (4) años para poder discernir quién era la dueña de un caniche toy. Se trataba de una “fuga de hogar” de un perrito, recogido por una vecina que, decía, ignoraba que tenía dueño. El conflicto consumió, además de los cuatro años, dos instancias, tres cuerpos de actuaciones, decenas de testigos y pericias, incluyendo un examen de ADN. ¿Quieren saber quién se quedó con el rope? Lean el próximo número de la Revista.

LAS TRES COSAS QUE A LA GENTE LES CUESTA PRONUNCIAR
   
Desoxirribonucleico,
Esternocleidomastoideo, y
YovotéaMacri.




Regreso al contenido